Publicado en Artículos/Estudios / Liderazgo/Vida Cristiana / — Carlos / 2014-08-10 21:16:10 / 6367

Cómo Desarrollar Un Ministerio de Peso Espiritual

Cuando la vida privada es diferente a la vida pública ministerial estamos en problemas

2 Timoteo 3:16-17: “Toda la escritura es inspirada por Dios, y útil para enseñar, para redargüir en justicia, a fin de que el hombre de Dios sea perfecto, enteramente preparado para toda buena obra”

Cuando estudiamos las distintas doctrinas de la Biblia, generalmente les damos una definición para poder entenderlas mejor. Cuando estudiamos sobre el tema “La Palabra de Dios” también se le da una definición igual o similar a esta: “Los cristianos creemos que la Biblia es la santa, inspirada e infalible Palabra de Dios y nuestra regla de fe y conducta”.

Cómo Desarrollar Un Ministerio de Peso Espiritual

Esta es una definición muy popular en los círculos cristianos, enseñada principalmente en Seminarios e Institutos Bíblicos. Todos los que estamos en el ministerio sirviendo al Señor, en mayor o menor grado hemos estado enseñando esto a otros. Creemos fervientemente en esta verdad “teológica” y no ponemos en duda ni por un instante la veracidad de las Sagradas Escrituras, pero… ¿sabe una cosa? Creo que sí hay alguien que pone en duda lo que decimos. No es el diablo como muchos podrían pensar, ¡Es nuestro mismo Señor! El, al contemplar con sus ojos la tierra y ver las cosas que hacemos “en su nombre”, nos dice desde el cielo: - ¿Ustedes tienen como regla de fe y CONDUCTA a mi Palabra? ¡No lo creo!

En este tiempo crucial de la historia, el Señor está buscando hombres y mujeres completos en El que sean lo mismo al frente (vida ministerial) y detrás del pulpito (vida privada). El Espíritu del Señor nos está hablando en esta hora para que nos evaluemos y nos demos cuenta si somos personas con una doble vida.

Debemos reconocer que muchos de los que sirven al Señor sufren de lo que yo llamo “Pulpitis” ¿Qué significa eso? Aquellos que en su ministerio y arriba de la plataforma son fieles a la Palabra, a la sana doctrina, pero en sus vidas personales son débiles en la Palabra pues no la practican. Son personas que tienen una doble vida.

Necesitamos aprender, para evitar este error cometido por muchos y que nos hace perder peso espiritual, que nuestro mayor enemigo no es el diablo ni el mundo ¡sino nosotros mismos! El Apóstol Pablo le dijo a su hijo espiritual Timoteo “Ten cuidado de TI MISMO y de la doctrina” (4:16). Él debía cuidarse de dos cosas, pero la primera era cuidarse de sí mismo, y el consejo sigue diciendo “persiste en ello” dando a entender la importancia de cultivar ese estilo de vida.

Muchos cuidan más de la doctrina que de la vida personal, alterando el pasaje. El famoso predicador John Wesley dijo en una oportunidad: “¿Qué es lo que estorba la obra de Dios? Considero que la primera y principal causa somos nosotros los ministros. Si fuéramos más santos de corazón y de vida, totalmente consagrados a Dios ¿No arderíamos todos los predicadores y propagaríamos este fuego por todo el país?”.

La voluntad de Dios es que haya fuego en la vida primero y luego que eso se refleje en nuestro ministerio. Dios nos invita a que miremos las cosas desde su perspectiva para que nos demos cuenta que no podemos opacar la autoridad de la Palabra de Dios en nuestras vidas y a la vez pretender ser personas de la sana doctrina en nuestro ministerio.

Muchos de los que están activos en la obra de Dios, se parecen al personaje tan popular llamado “Superman”. En la vida cotidiana aparece como Clark Kent, un joven mediocre y débil pero cuando se necesita acción, allí aparece con todo su poder. Muchos ministros son “SM” (SuperMinistros), es decir, en sus vidas son débiles, pero a la hora de la acción ministerial se transforman en otras personas.

A continuación quiero mostrarle como la Biblia apuesta primero y principal a tener una vida íntegra y que lo que hago para Dios sirviéndole, si bien es importante, está en un segundo lugar.

Parte 1 Parte 2

Copie y pegue en su muro de Facebook el siguiente enlace:

https://www.miiglesia.com/site/show-post.php/como-desarrollar-un-ministerio-de-peso-espiritual
Editar

Comentar

Enviar

clic para cerrar