Publicado en Historias / — Carlos / 2013-11-07 18:01:28 / 1900

Creer Es Confiar...

Si lo que pedimos en oración, está en la voluntad de Dios, los milagros ocurrirán. Es una promesa divina que se cumple porque viene del Señor Jesucristo

Una higuera. Poco más de un metro, hojas verdes y grandes, hermosa en medio de la aridez de Palestina. Algo normal y propio, tanto de la época, como del lugar. A su lado pasaron aquella mañana sinnúmero de personas. El maestro de la Ley camino del templo, el ama de casa afanada con una vasija de agua y el adolescente, repitiendo de memoria los preceptos que desde temprana edad debía aprender todo judío.

Pero aquél día no fue una persona más quien se detuvo a su lado. Fue el propio Jesús que pasaba, acompañado por sus discípulos “... y fue a ver si tal vez hallaba en ella algo, pero cuando llegó a ella, nada halló sino hojas, pues no era tiempo de higos. Entonces Jesús dijo a la higuera: Nunca jamás coma nadie fruto de ti. Y lo oyeron sus discípulos” (Marcos 11: 13 b, 14).

Un incidente poco común. Pero sorprendente cuando, al día siguiente, corroboraron que la planta estaba seca. No salían de su asombro (Lea Marcos 11: 20 y 21).

La ocasión fue aprovechada por Jesús para compartir una de las enseñanzas más impactantes que un ser humano pueda recibir.

La fuente del poder está en Dios

Jesús ya esperaba que ocurriera. Tenía la certeza. ¿La razón? Tenía claro, como debemos asimilarlo usted y yo, que nuestro Dios es ilimitado y que si El creó el universo, nada le resulta grande ni imposible.

De ahí que le dijera a todos: “Tened fe en Dios” (versículo 22).

Cualquiera que sea su petición, el Creador puede colmarla. Reitero: Él no tiene límites. Los límites los ponemos nosotros cuando nos preguntamos:”¡Será que Él puede hacer este o aquél milagro?”. Las barreras que impiden el mover de Dios, las ponemos nosotros cuando albergamos la duda.

Si tenemos fe, no encontrará límites

Si tan solo creemos, dejando de lado cualquier sombra de incertidumbre, no encontrará límites.

Si lo que pedimos en oración, está en la voluntad de Dios, los milagros ocurrirán. Es una promesa divina que se cumple porque viene del Señor Jesucristo: “Porque de cierto os digo que cualquiera que dijere a este monte: Quítate y échate en el mar, y no dudare en su corazón, sino creyere que será hecho lo que dice, lo que diga le será hecho” (versículo 23).

... Y si hay algo de lo que estoy plenamente convencido, es que Dios no miente...

Creer es confesar con nuestras palabras

Hay una estrecha relación entre creer y confesar el milagro con nuestros labios.

Una falencia muy frecuente es que, después de orar, generamos limitaciones al decir: “Ojalá ocurra el milagro”, y de manera inconsciente proclamamos fe negativa. Es más, alrededor de estas palabras formamos una imagen mental que, decodificada y traducida, propicia el que no se produzcan las cosas. Es una manifestación de duda.

Por el contrario, cuando expresamos con confianza que Dios –si es su voluntad—obrará el milagro, nos fortalecemos en el proceso de creer. Observemos de nuevo el versículo en el cual el Señor señala: “...cualquiera que dijere a este monte: Quítate y échate en el mar, y no dudare en su corazón, sino creyere que será hecho lo que dice, lo que diga le será hecho”.

Esperar en Dios

Cuando creemos, no nos preocupa el paso de las horas, los días y hasta los meses antes que ocurra el milagro. ¿La razón? Estamos esperando en el tiempo de Dios. Y en su momento, aquello por lo que clamamos, ocurre.

Esperar en Dios, sin que represente un juego de palabras, es no desesperarnos. Es cierto que en ocasiones pareciera que la respuesta tarda, pero llegará. De eso no cabe la menor duda.

Al respecto, la recomendación del Señor Jesús fue: “Por tanto, os digo que todo lo que pidiereis orando, creed que lo recibiréis, y os vendrá” (versículo 24).

¿Quiénes reciben milagros? Quienes no tienen ni tiempo ni espacio para dudar. Y si llega, la dejan de lado por el convencimiento: “Estoy seguro que Dios responderá”. Y la respuesta llega.

¿Atraviesa una situación difícil?

Le invito para que confíe en Dios. Deposite toda su confianza en El. Su poder es grande. Nada está por encima de lo que puede hacer en el universo.

Copie y pegue en su muro de Facebook el siguiente enlace:

https://www.miiglesia.com/site/show-post.php/creer-es-confiar
Editar

Comentar

Enviar

clic para cerrar