| Ingrese  
Publicado en Artículos/Estudios / Sermones/Familia/Consejería / — Carlos / 2013-12-12 05:43:48 / 2891

No Eluda Su Responsabilidad Con la Familia

Reinar sobre la creación es el fruto de tener una familia sólidamente establecida. La familia en la que los hijos forman parte fundamental, no es un invento improvisado de Dios. Él la instituyó sabiendo los resultados altamente enriquecedores que genera

mii-falimia-latina

El matrimonio y la familia: Nuestra responsabilidad. La razón es muy sencilla: Dios mismo creó la familia, ama la familia y cuida de la familia. Estos tres elementos son esenciales. Las Escrituras nos enseñan que el primer paso, tras la creación, fue instruir al hombre sobre la importancia de crecer, multiplicarse y gobernar: “Luego Dios los bendijo con las siguientes palabras: «Sean fructíferos y multiplíquense. Llenen la tierra y gobiernen sobre ella. Reinen sobre los peces del mar, las aves del cielo y todos los animales que corren por el suelo».” (Génesis 1:28. NTV)

Reinar sobre la creación es el fruto de tener una familia sólidamente establecida. La familia en la que los hijos forman parte fundamental, no es un invento improvisado de Dios. Él la instituyó sabiendo los resultados altamente enriquecedores que genera para cada uno de sus componentes, en lo personal y lo espiritual.

El compromiso con la institución familiar, comienza con la unión de la pareja. Al respecto, el registro Escritural señala que dijo Dios: “Esto explica por qué el hombre deja a su padre y a su madre, y se une a su esposa, y los dos se convierten en uno solo.” (Génesis 2:28. NTV)

En adelante, se integran los intereses. Somos uno, no lo tuyo y lo mío. ¿Comprende el enorme significado que esto encierra?

Una enorme responsabilidad

Si retomamos la trascendencia de nuestra responsabilidad, debemos considerar que en usted y en mí radica el peso de fortalecer o contribuir, con errores que no corregimos a tiempo, a debilitar el vínculo matrimonial. En el proceso de sentar bases firmes nos ayuda el Padre celestial. No estamos solos.

Ahora, el hecho de que Dios debe ser el eje central, pone sobre la mesa otra realidad: nuestro adversario espiritual, Satanás, procura destruir el hogar. Ese hecho debe llevarnos a considerar que el matrimonio se encuentra expuesto a múltiples peligros y debemos estar alerta. ¿Alerta para qué? De un lado para mantener encendida la llama de la relación familiar, y de otro lado, para brindar a la relación matrimonial cuidado, mantenimiento y, de ser necesario, reparación.

Si descuidamos estos pilares, nuestra relación corre peligro y se irá produciendo un desmoronamiento que puede ser corto o prolongado en el tiempo. No podemos desconocer que la desintegración familiar se produce gradualmente y no en un abrir y cerrar de ojos.

El autor Gary Rosberg advierte: “Si te parece que una relación matrimonial, incluyendo la tuya, es frágil y vulnerable al deterioro, estás en lo cierto…. Cada vez que nos encontramos con matrimonios, nos enfrentamos a esta realidad: Si no tenemos un plan para hacer que nuestro matrimonio sea a prueba de divorcio, toda relación es vulnerable al deterioro, y el deterioro terminará—en definitiva--, en divorcio emocional y físico.” (Gary y Bárbara Rosberg. “Matrimonios a prueba de divorcio”. Editorial Unilit. EE.UU. 2002. Pg. 54, 55)

El matrimonio evoluciona y hay que cuidarlo

Toda relación es dinámica, es decir, evoluciona. Igual el matrimonio. Como pareja, enfrentamos momentos difíciles pero también otros de suma satisfacción. El secreto radica en tener equilibrio. Recuerde que hay por lo menos siete etapas en el matrimonio que podríamos describir de la siguiente manera: El matrimonio ideal (lo que soñamos); del matrimonio ideal al matrimonio real (lo que de verdad ocurre); del matrimonio real al desaliento (surgen problemas sin resolver); del desaliento al distanciamiento de la pareja (las relaciones se fracturan), y del distanciamiento a la desconexión emocional y física (Lo grave: el eventual divorcio).

Parte 1 Parte 2

Copie y pegue en su muro de Facebook el siguiente enlace:

http://www.miiglesia.com/site/show-post.php/no-eluda-su-responsabilidad-con-la-familia

Comentar

Enviar

clic para cerrar